Logo BCBA

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Novedades

Categorías Entrevistas

Guillermo Gamble

“Yo soy producto de la educación pública”, declara con orgullo Guillermo Gamble, Secretario de la BCBA. “Creo firmemente que la educación pública y gratuita es una cuestión fundamental que deben atender los gobiernos, de todas las jurisdicciones. Y la Bolsa puede ayudar.”

Guillermo Gamble, Secretario de la BCBA.

Quizás alcanzado por el aura de Benito Quinquela Martín que le cuida las espaldas en su despacho, Guillermo Gamble, Secretario de la BCBA, está decidido a trabajar por la educación de su comunidad —como lo hiciera el pintor argentino que se propuso devolverle a La Boca todo lo que el barrio le había dado, en materia de obra educativa—.

Es que Guillermo Gamble, además, es Secretario de la Fundación Bolsa de Comercio de Buenos Aires y coordinador académico del Posgrado de Especialización en Mercado de Capitales, esta última, instancia producto de un convenio firmado por Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) con la Universidad de Buenos Aires, a través de su Facultad de Ciencias Económicas y que ya tiene 25 años en el mercado. Es decir, Guillermo Gamble es una autoridad en materia de impulsar proyectos académicos de alto nivel.

“Al participar en la educación estamos plantando para que en el futuro sea como en algún momento lo fue. Yo empecé y terminé en la escuela pública; mis hijos, fueron a la universidad pública pero la primaria y la secundaria las cursaron en forma privada. Debemos ayudar a que ese mecanismo virtuoso de la formación de la población se vuelva a lograr.” Así resume Guillermo Gamble el objetivo principal que impulsó la iniciativa de construir la escuela primaria en el Barrio Papa Francisco (Villa 20, Comuna 8) de Villa Lugano.

Y recuerda: “Según el Presidente Adelmo Gabbi, la donación de la escuela es una idea mía. Básicamente, nos encontramos un día en el pasillo y yo le consulté qué podía hacer la Bolsa al respecto. La idea era construir una escuela primaria para hacer los primeros pasos en materia de donaciones en beneficio de la comunidad.”

Alineada con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ver destacado), la BCBA manifiesta su compromiso a través de una serie de iniciativas que ya son realidad, como su labor a través de la Fundación BCBA. La escuela Papa Francisco es el primer paso de un plan ambicioso que tiene la Bolsa, de interactuar con la Comunidad a partir de la generación de instrumentos educativos facilitadores con un fin social.

La escuela, llave en mano

La donación de la Bolsa consiste en entregar la escuela terminada. “La escuela ya tiene forma casi total, y pensamos que empezará a funcionar el 6 de marzo, con el inicio del ciclo escolar. Eso es lo más importante. De acuerdo a lo que nos informó el Gobierno de la Ciudad, ya hay 440 vacantes tomadas, es una realidad concreta que estas familias van a mandar a sus hijos a la escuela”, dice Gamble, y recuerda: “Yo asumí como Secretario en mayo de 2018 y una de mis primeras tareas fue firmar el contrato de la obra, así que en menos de un año estamos terminando el edificio.”

En su momento, luego del proceso licitatorio, se firmó el contrato con la Empresa Vidogar Construcciones S.A. que tiene muchos trabajos realizados en esta zona, que es donde se desarrollaron los Juegos Olímpicos para la Juventud 2018. Vidogar construyó los edificios para alojar a los deportistas y que luego fueron adjudicados a familias. Esto significa que la población estable aumentará.

El Barrio Papa Francisco es producto de la transformación de un asentamiento que lleva ya bastantes años al costado de la vía del ferrocarril Belgrano Sur. La escuela está ubicada en la intersección de las avenidas Escalada y Fernández De La Cruz, en Villa Lugano. Con la incorporación de los edificios y de la escuela, el barrio va tomando una fisonomía más definida.

En plena labor.

No da puntada sin hilo

“En otras épocas había escuelas secundarias de construcción, industrial, y todo lo relacionado con las actividades primarias y otras especialidades. Hoy la mano de obra capacitada en carpintería, albañilería, tareas generales, se ha perdido…”, se lamenta Gamble. Por eso, desde la perspectiva de la Bolsa, el espacio de la Escuela, en contra turno, puede servir para que los egresados que no puedan continuar la escuela secundaria, se capaciten en artes y oficios, actividades con salida laboral y posibilidades concretas. “De esa manera, también estamos ayudando a que las empresas puedan servirse de ese tipo de mano de obra que también forma parte importante de la estructura,” concluye.

“La idea es empezar desde algún lado e ir ocupando cada uno de los espacios para colaborar con una función social con los que finalmente tengan que tomar las decisiones en cada situación,” insiste Gamble.

El Secretario de la BCBA se refiere también a que, se ha firmado una carta de intención con la Provincia de Buenos Aires para la construcción de un Centro Cultural en la Villa Itatí en Quilmes, Provincia de Buenos Aires. Allí, también habrá un salón de usos múltiples y aulas; es decir, otro lugar en el que se podrá hacer lo mismo. Y otra más: un proyecto similar al mencionado sobre artes y oficios en el Barrio Puerta de Hierro en la localidad de San Justo, también en Provincia. “En ese caso, quizás no sólo la Bolsa sino, por ejemplo, junto con la Unión Industrial o la Cámara Argentina de la Construcción, se procuraría trabajar para lograr mano de obra calificada para las actividades industriales o de la construcción que se requieran,” amplía.

La lista no termina ahí

Existen numerosas iniciativas que el Presidente de la BCBA y quienes lo acompañan en la Mesa Directiva, están firmemente dispuestos a llevar a la práctica.

“Hay otro proyecto con el Ministerio de Educación para becas de estudios universitarios en profesiones o actividades no tradicionales, a nivel país, donde se requiera de profesionales para actividades específicas, como, por ejemplo, en Neuquén, donde hace falta ingenieros especializados en la actividad petrolera; en Jujuy, tienen un déficit importante de licenciados en turismo. De manera que hay candidatos, con buenos promedios, y capacidad para hacerlo. La idea es que la Bolsa, a través de una beca mensual, colabore para formar profesionales que sirvan a los intereses de las actividades necesarias en cada una de las provincias,” señala Gamble.

“A través de las herramientas que tenemos y las que podamos conseguir, la idea es difundir estas iniciativas y también estar abiertos a escuchar otras en las cuales la Bolsa pueda colaborar. Podemos decir que sí o decir que no si vemos que excede totalmente nuestro punto de enfoque que es el mercado de capitales, pero siempre las vamos a estudiar. O sea que — resume Guillermo Gamble—, todo tendría que apuntar a beneficios para el desarrollo del mercado, y social.”