Tribunal de Arbitraje General
  • Modalidades de actuación
  • Costos

El arbitraje fue preconizado en el ámbito de nuestra Bolsa de Comercio de Buenos Aires, desde su creación en 1854. Con el tiempo, se advirtió la necesidad de perfeccionar las prácticas vigentes y se creó el Tribunal de Arbitraje General en 1963, único en su género en nuestro país, con árbitros y un secretario-director de procedimiento permanentes.

El Tribunal tiene por finalidad la resolución de conflictos sobre materias que se vinculen a derechos disponibles para las partes; es decir, aquellos que pueden ser objeto de transacción, como el cumplimiento de un contrato, el cobro de un saldo de precio de una compraventa de acciones o bienes en general y los perjuicios derivados de un incumplimiento por mora, entre otros ejemplos.

El Tribunal constituye una valiosa herramienta que —en forma paralela a la jurisdicción oficial del Estado— permite su descongestión y además ofrece ventajas comparativas a las partes litigantes a través de sensibles reducciones de los plazos de resolución de los conflictos y de los costos de los honorarios de los letrados que intervienen.

Si bien los socios de la Bolsa gozan de descuentos especiales en los costos antes señalados, todas las personas están habilitadas para litigar en la sede del Tribunal. Para ello, quienes tengan interés en hacerlo deberán incluir en su contratación la cláusula compromisoria que habilita su competencia y cuyo modelo se entrega junto al Reglamento del Tribunal en forma gratuita, información que también puede bajarse libremente de esta página de Internet.

Otras de las ventajas que el arbitraje ofrece a las partes son su carácter confidencial y la posibilidad de elegir la forma en que los árbitros habrán de resolver el conflicto, ya que lo pueden hacer como árbitros iuris (de derecho) o como amigables componedores.

En ambos casos sus laudos son obligatorios para las partes y tienen la misma ejecutoriedad que una sentencia dictada por un tribunal judicial, toda vez que la legislación así lo dispone específicamente (art. 499 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Históricamente, el Tribunal de Arbitraje General de la BCBA ha entendido en causas que tuvo como partes involucradas a los Estados Nacional, Provinciales y Municipales de diversas jurisdicciones. Los temas en los que ha intervenido, por lo general, han sido económicos y empresarios; como por ejemplo ventas de paquetes accionarios, remoción de directores, nulidades de asambleas, contratos de locación de obras y fijación de precio equitativo de paquetes accionarios.

Según las estadísticas del Tribunal de Arbitraje General un 70% de las causas que lleva corresponden a arbitraje doméstico, mientras que el 30% restante involucran a partes extranjeras.

Modalidades de Actuación

El Tribunal puede intervenir para procurar una mediación o conciliación o bien para resolver las cuestiones en juicio arbitral de amigables componedores o de derecho.

  • Mediación
    El Tribunal, en este supuesto, expone a las partes la conveniencia de solucionar amigablemente sus diferencias, procura la auto-composición de la controversia y transmite fielmente las soluciones propuestas y las contrapropuestas que vayan surgiendo. Si las partes logran un acuerdo, el Tribunal lo homologa con los efectos de un laudo respecto de las cuestiones solucionadas.

  • Conciliación
    Cuando actúa en esta función, el Tribunal recibe informalmente los argumentos en los cuales las partes fundan sus respectivas posiciones, solicita la información que considera conveniente e invita a las partes a simplificar los puntos sobre los que existen discrepancias. Dirige libre e imparcialmente las tratativas y propone soluciones de equidad. El acuerdo es homologado, tal como en la mediación.

  • Arbitraje de amigables componedores
    El Tribunal lauda por mayoría de votos de sus árbitros, quienes fundan la decisión equitativamente según su leal saber y entender, que no es otro que el saber de personas formadas en derecho, con lo cual lo que se propugna por esta vía es morigerar la aplicación absolutamente rigurosa de la ley, cuando las circunstancias así lo permiten. Este pronunciamiento es irrecurrible.

  • Arbitraje de derecho
    En esta modalidad, el laudo contiene los enunciados y requisitos de una sentencia definitiva de primera instancia, en lo pertinente. En este caso, se pueden interponer contra el laudo todos los recursos admisibles respecto de las sentencias judiciales, que no hubiesen sido renunciados en el compromiso arbitral.

Costos

Los árbitros son remunerados por la Bolsa, al igual que el Secretario-Director de Procedimiento, de modo que las partes no tienen que efectuar desembolsos por su actuación.

Los honorarios de los peritos que intervengan pueden ser acordados libremente con todas las partes. Cuando los fija el Tribunal, lo hace con el alcance de una actuación profesional o técnica extrajudicial. A su vez, los honorarios de abogados y apoderados se determinan teniendo en cuenta también la naturaleza extrajudicial de las actuaciones.

La Bolsa sólo percibe de las partes un derecho de demanda, que se determina según la modalidad de intervención que se solicite al Tribunal y el monto del litigio. En función de éste, una escala decreciente determina el importe hasta un límite a partir del cual se cobra un derecho fijo.

Sirva como ejemplo tomar un supuesto conflicto contractual en donde el monto en juicio involucrado en el litigio asciende a la suma de $ 1.000.000. Mientras en sede judicial solo la tasa de justicia insumiría $ 30.000 para poder promover un proceso, en sede de este Tribunal esos costos se reducirían a la mitad.

Ello por sí mismo es demostrativo de las ventajas comparativas de este Tribunal con los costos que insumiría desarrollar un proceso en el ámbito judicial.

Tribunal de Arbitraje General
Dirección : Sarmiento 299, 1° Piso
Tel. - Fax: (54.11) 4316 7000
E-mail: tribunaldearbitraje@bcba.sba.com.ar
Horario: Lunes a viernes de 14:00 a 19:00 hs.

 




© 2008 by Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Todos los derechos reservados. Aviso Legal