BCBA logo

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Noticias

Categories Desarrollo sostenible

No hay desarrollo sostenible sin el sector privado

El desarrollo sostenible sólo se logrará con el esfuerzo conjunto de la sociedad civil, sector público y sector privado. A ese fin se realizó en Buenos Aires, la consulta de la World Benchmarking Alliance (WBA, Alianza de Evaluación Comparativa Mundial), en la que participó la BCBA.

cof

En estos días, llegaron las conclusiones del encuentro organizado el 20 de marzo de 2018, paralelamente a la Conferencia del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI) del G20, con las que se cierra un ciclo de relevamiento global sobre temas vinculados a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los diversos temas abordados arribaron a gran cantidad de conclusiones. Por ejemplo, se planteó la necesidad de instalar la sostenibilidad como tema en agenda, lo cual debe incluir a los dirigentes. “Una vez que se llega a las personas más influyentes de la empresa, simplemente no está en su agenda”, observó un participante.

Para comenzar y confirmar que todo aporte es válido a la hora de alinearse con los 17 ODS, es importante identificar los ámbitos de mayor impacto. Un participante señaló que se generan mejores resultados cuando los directores ejecutivos pueden identificar qué ODS son relevantes para su negocio y estructurar sus informes e iniciativas en torno a esos objetivos. En el caso de la BCBA, sostuvo Alejandra Cámara, asesora en financiamiento sostenible de la Asociación, “queda claro que el aporte social que viene desarrollando desde hace muchas décadas, puede formar parte de un Reporte Social que demuestre las acciones realizadas.”

“La falta de confianza entre las empresas, los gobiernos, la sociedad civil y las personas es la mayor barrera para desarrollar y alcanzar el nivel de sostenibilidad necesario para cumplir los ODS”, observó un participante, y añadió: “la iniciativa de la WBA tendrá que abordar esta cuestión para marcar la diferencia.”

Durante la reunión, se tendió a revisar qué aportes puede realizar cada uno como individuo o como parte de una organización. Dentro de un mercado de capitales poco desarrollado como el argentino, la Bolsa, por ejemplo, puede generar recomendaciones para que las empresas se alineen a los estándares deseados, pero es necesario que el alcance sea más abarcativo. “Dado que la mayoría de las empresas no cotiza en bolsa, es importante que se considere tanto a las empresas que cotizan como las que no lo hacen”, sostuvo Viviana Goldman, en representación de la Bolsa. Además, puede resultar difícil obtener información veraz. “En Argentina, puedes estar informando algo que no estás haciendo”, explicó otro participante. Por ello, será fundamental para los parámetros de la WBA, contar con procedimientos para las verificaciones y control de calidad.

En total, participaron unas 40 personas, en representación de empresas, instituciones financieras, la sociedad civil, organizaciones internacionales, asociaciones industriales, instituciones de investigación y reguladores financieros, que incluyeron a sociedades como BYMA, Caja de Valores, Edesur, Telecom, Pan American Energy y San Miguel. La Bolsa como representante de la comunidad inversora se suma a esta iniciativa global. “Los fondos institucionales de inversión del mundo se encuentran en el proceso de alinear sus carteras con el desarrollo sostenible. La iniciativa de la WBA fue creada para generar las métricas necesarias que permitan el análisis para la asignación de fondos,” explica Cámara, y agrega: “Estos indicadores de referencia ayudarán al sistema financiero a categorizar sus activos.”

La Alianza de Evaluación Comparativa Mundial (WBA) es una iniciativa que lanzan conjuntamente Aviva, la Fundación de la ONU, la Comisión para el Desarrollo Empresarial y Sostenible (BSDC) e Index Initiative; con el apoyo financiero de los gobiernos británico, danés y neerlandés, y de la misma Aviva.

La WBA tiene por objeto elaborar, financiar, mantener y proteger indicadores de referencia de sostenibilidad corporativa; es decir, que midan y comparen el rendimiento de las empresas en la consecución de los ODS. Para garantizar la confiabilidad y representatividad de estos indicadores de acceso público y gratuito, resulta vital que sean diseñados con la participación de los múltiples interesados. De allí, las consultas.