Logo BCBA

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Novedades

Categories Megsa

La eficiencia energética: un desafío impostergable

Diversos factores hacen de la eficiencia energética un tema central para la Argentina. El camino para revertir la actual situación de escasez es, obviamente, una adecuada política para incentivar el aumento de la producción.

En algo más de una década, nuestro país pasó de producir suficientes hidrocarburos para cubrir la participación de éstos en la matriz energética nacional –e incluso tener ciertos saldos exportables de gas natural a países limítrofes como Chile– a una declinación permanente. Este proceso llevó a las autoridades de entonces a, primero, suspender los envíos al exterior, para luego importar gas natural licuado por barco, que una vez re-gasificado en los puertos de Bahía Blanca y Escobar se incorporaba al sistema de gasoductos. El costo de esta última solución agravó el desfasaje tarifario, dada la decisión gubernamental de subsidiar la diferencia de precios para no trasladarla a los consumidores.

Está claro que es necesario cubrir las necesidades, hoy insatisfechas, que provocan situaciones poco afortunadas: industrias que ven disminuido el suministro de su insumo principal, con el consecuente impacto en la producción y el empleo; consumidores comerciales y domiciliarios con cortes de luz que conllevan pérdidas de mercadería para los primeros y dificultades que van desde las logísticas a los inconvenientes para las personas con problemas de salud o de avanzada edad; centrales térmicas que deben recurrir a combustibles alternativos con costos superiores al del gas natural y el acortamiento de los períodos entre mantenimiento, debido a las consecuencias que aquellos tienen sobre el equipamiento; etcétera.

117megsa-2

Incrementar los recursos… y cuidarlos

Una política adecuada para incentivar el aumento de la producción es, obviamente, el camino básico para revertir la situación; fundamentalmente si se tiene en cuenta que existen importantes reservas, tanto en gas no convencional (Vaca Muerta, considerada el segundo reservorio del mundo) como en las áreas de explotación convencional que –según numerosos especialistas– siguen siendo un recurso al que se le debe continuar prestando atención.

Dicho todo esto, ¿cómo juega la eficiencia energética? ¿Contribuye al autoabastecimiento? La respuesta es una verdad de Perogrullo: eficiencia energética es consumir menos o, lo que es más plausible, consumir mejor.

Hay tips al alcance del usuario final: utilizar lámparas led y dispositivos eléctricos mejor clasificados en cuanto al consumo, mantener los equipos de aire acondicionado en 24º, apagar las luces de los ambientes desocupados y los artefactos que no se van a usar por cierto tiempo, cuidar que la llama de la hornalla no supere la circunferencia de la base del recipiente en el que se cocina, y muchos otros recursos que se pueden consultar en la página del ENARGAS (www.enargas.gob.ar). En tanto, los gobiernos deberán hacer lo suyo en el espacio público, y los desarrolladores inmobiliarios deberán adoptar las pautas constructivas que apunten a un mejor aprovechamiento de la energía.

Comenzamos esta nota diciendo que hay más de un factor para hablar de eficiencia energética; es dable entonces dedicar el último párrafo a decir que la aplicación de políticas en dicho sentido contribuirá además a cumplir los objetivos fijados en la Cumbre del Clima desarrollada en París en 1921, entre ellos, la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero.

 

117megsa-5b