BCBA logo

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Liquidación

La liquidación es el último paso de toda operación en el mercado de capitales: es el momento en que los títulos objeto de la transacción son transferidos a la cuenta del comprador y su pago, dinero en efectivo, se acredita en la cuenta del vendedor de dichos títulos.

Así como existe un abanico de instrumentos en los cuales invertir, también hay distintas modalidades para concretar la compra de dichos instrumentos, que se diferencian según el plazo en que se realiza la liquidación.

Los plazos de liquidación pueden abarcar desde el mismo día de la concertación de la operación hasta plazos que pueden superar un período de varios meses.

Al contado

La liquidación al contado es aquella en la cual las especies negociadas se transfieren y la operación se paga en los plazos de liquidación tradicionales.

En la actualidad, los plazos tradicionales de liquidación al contado —no sólo en Argentina sino también a nivel internacional—, son T+2, T+1 y T+0, donde T (de trade en inglés) es el día en que se concierta la operación y el número a continuación del signo más es la cantidad de días que transcurren hasta su liquidación.

Esto significa que en T+2 la operación se liquida a las 48 horas —internacionalmente reconocido como el vencimiento estándar— y que en T+0 o contado inmediato, la operación se liquida el mismo día de concertación.

A plazo

En el caso de la liquidación a plazo, el intercambio de los valores por el dinero del pago es posterior al de contado.

Por lo general, para estas operaciones se exige a los agentes el depósito de garantías específicas hasta que se produce la liquidación.

Dentro de esta modalidad las operaciones se pueden liquidar a plazo firme o enmarcarse dentro de alguno de los contratos de opciones, futuros, cauciones, pases y préstamos, cada uno con características específicas.

  • A plazo firme
    En este caso se fija un plazo para la liquidación de la operación que es superior al plazo de contado.
    Al concertar la operación se constituyen garantías que van variando en caso de que el precio de la especie sufra variaciones que excedan los porcentajes previstos.
    Al vencimiento, es decir, una vez llegada la fecha estipulada como plazo, la operación se liquida de forma similar a las operaciones de contado.