BCBA logo

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Noticias

Categories Columnistas

Elon Musk, humanista y visionario

not1A

Hoy presentamos a un físico y emprendedor sudafricano con una prolífica trayectoria. Algunos quizás lo conozcan como co-fundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors, entre otras empresas. Elon Musk es un hombre con una diversidad de intereses impulsados por su inteligencia, energía y creatividad inagotables.

Hijo de un ingeniero sudafricano y una nutricionista canadiense, Elon Musk nació el 28 de junio de 1971 en Sudáfrica. De niño, Musk recibió una computadora personal Commodore VIC-20 y aprendió a programar de manera autodidacta. Con apenas 12 años vendió un juego llamado “Blaster” por el equivalente de 500 dólares. El dinero que ganaba programando lo gastaba en cómics, computadoras y programas de juegos. Durante la pubertad tuvo una crisis existencial sobre el sentido de la vida, que acompañó con lecturas de filósofos como Friedrich Nietzsche y Arthur Schopenhauer.

Luego de graduarse en la escuela para varones de Pretoria, con 17 años, Musk abandonó su casa sin el apoyo de sus padres. Para esa época se negó a cumplir con el servicio militar obligatorio. “Yo no tengo nada en contra de servir en el ejército en sí, pero servir en el ejército sudafricano para reprimir a la gente negra no me pareció una buena forma de emplear mi tiempo”, expresó. Un año más tarde, en 1989, Elon y su madre emigraron a Estados Unidos. “Es ahí donde las cosas son posibles”, pensaba Musk por entonces. Y fue allí donde, sin la asistencia económica de su padre —que se negó a pagar sus estudios fuera de Sudáfrica— y gracias a una beca, Elon estudió Administración de Empresas y Física en la Universidad de Pensilvania.

En 1995, en uno de sus primeros intentos por conseguir un trabajo permanente, se presentó en las oficinas de la empresa de software Netscape, pero no se atrevió a hablar con nadie por timidez. Ese mismo año se inscribió en el programa de doctorado en Física Aplicada y Ciencia de Materiales en la Universidad de Stanford, clases que al poco tiempo abandonó para fundar “Zip2” junto con su hermano Kimbal Musk y su amigo Greg Curry. Zip2 se dedicaba al desarrollo y mantenimiento de sitios web para medios de comunicación. Tras cuatro años de gran éxito, en 1999, la empresa fue comprada por Compaq Computer por 300 millones de dólares. Entre los casi 200 sitios web que gestionaba Zip2 se encontraban New York Today —una guía local de The New York Times— y parte de las cadenas de Hearst Corporation, Times Mirror, Knight-Ridder y Pulitzer Publishing.

Del ciberespacio al espacio exterior

En marzo de 1999, Musk co-fundó “X.com”, una empresa de servicios financieros y pagos vía correo electrónico que, a la hora de hacer una transferencia, permitía al cliente contar con un alto de nivel de seguridad sin grandes complicaciones. Un año después, X.com se fusionó con Confinity, una compañía que también permitía hacer transferencias, pero en este caso entre dispositivos Palm Pilot por infrarrojos y con verificación a través de una web. En febrero de 2001, X.com cambió su denominación legal por “PayPal Inc.”. En las primeras cinco semanas, PayPal superó los 100.000 clientes. En octubre de 2002, el sitio Web de subastas eBay adquirió PayPal por 1.500 millones de dólares. Antes de la venta de PayPal, Musk ya era su accionista mayoritario (con 11,7% de la firma), y así fue como ganó 150 millones de dólares en acciones de eBay.

Pero todo eso no era suficiente para saciar la sed emprendedora de Musk. También durante 1999, el empresario comenzó a investigar la posibilidad de mandar un cohete a Marte, con el objetivo de colonizar el Planeta rojo. El problema era que cada cohete Delta-2 costaba entre 50 y 60 millones de dólares por misión, y se necesitaban al menos dos misiones. Para ello intentó, sin éxito, comprarle a Rusia cohetes intercontinentales ICBM sin las cabezas nucleares. Entonces se le ocurrió construir cohetes reutilizables y, en 2002, fundó su tercera compañía, “SpaceX” (Space Exploration Technologies) con 100 millones de dólares de su fortuna. SpaceX, se dedica a desarrollar y realizar lanzamientos espaciales con costos reducidos y una alta fiabilidad.

En la actualidad, además de ser director ejecutivo y CEO de SpaceX, Elon Musk es director ejecutivo de Tesla Motors (fabricante de autos eléctricos) y presidente de SolarCity (proveedora de electricidad renovable); estas dos últimas, firmas cotizantes del Nasdaq Composite. Por supuesto, su gran fortuna personal lo enlista entre los hombres más ricos del mundo, pero la filantropía que desarrolla a través de innumerables obras de bien público lo posiciona entre los que comparten lo mucho que tienen con quienes más necesitan.