BCBA logo

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Noticias

Categories Invertir y financiarse

Construyendo puentes con el agro

UN NEGOCIO “AL AIRE LIBRE”. En el sector agrícola, la naturaleza marca el paso. La importancia radica en comunicarlo con claridad.
UN NEGOCIO “AL AIRE LIBRE”. En el sector agrícola, la naturaleza marca el paso. La importancia radica en comunicarlo con claridad.

¿Cuál es la charla pendiente entre el agro y el mercado? La importancia de la comunicación financiera para fortalecer los lazos entre el sector agropecuario y el mercado de capitales.

Desde pequeños, en la escuela nos han enseñado que el campo es una de las actividades tradicionales de nuestro país, y hasta el día de hoy el debate sobre “el supermercado del mundo” sigue vigente, generando controversia tanto en el sector público como en el privado, en las mesas familiares y en las reuniones con amigos.

Lo cierto es que la agroindustria es uno de los sectores que presenta mayor dinamismo en la economía argentina, y en los últimos años la actividad retomó el rumbo alentador, cobrando mayor visibilidad en la opinión pública y captando el interés del público inversor, lo que abre la puerta a nuevas oportunidades.

En este marco favorable, las empresas del sector requieren financiamiento para potenciar su desarrollo, y para esto deben captar el interés de inversores que confíen en sus resultados. Sin embargo, este asunto se ve dificultado por muchos obstáculos, originados sobre todo por desconocimiento o falta de compresión.

¿De qué manera facilitar este camino? Una de las claves principales está en la comunicación financiera. Resulta necesario fortalecer los puentes existentes entre el sector agropecuario y el Mercado de Capitales, creando canales de comunicación y espacios de encuentro entre los actores principales.

Cuando hablamos de comunicación financiera hacemos hincapié en la información económico-financiera de una empresa o sector, y de las relaciones que se establecen en torno a este tema. Es clave comunicar estratégica y adecuadamente la realidad económica, las finanzas y los cambios que se realizan en el patrimonio como consecuencia de la actividad empresarial y también sobre el sector al que pertenece. Lo importante es que todos los mensajes que se transmitan en este marco brinden solidez y contribuyan a mejorar la imagen y reputación de las empresas.

En el sector agrícola, por ejemplo, los principales factores de preocupación son el clima, la variabilidad de precios y el panorama internacional, ya que impactan en los resultados. Pero esto no es una novedad para el productor, acostumbrado históricamente a llevar adelante un negocio rentable “al aire libre”, donde la naturaleza marca el paso. La importancia radica en comunicarlo con claridad.

Comunicación oportuna y transparente

Productores y entidades deben hacer la tarea en materia de comunicación para demostrar las ventajas del sector, explicar las características de cada negocio, los riesgos inherentes y –fundamentalmente– la forma para mitigarlos, para lograr que el negocio sea rentable y sostenible. Además de la existencia de seguros y diversas estrategias técnicas y financieras, el diferencial radica en la política de gestión y en la responsabilidad de quien administra el negocio. No hablamos de otro tema que del carácter de la empresa: contar quiénes somos y cómo trabajamos.

Planificar la comunicación, saber a quiénes debemos mantener informados, sobre qué tema y cuándo, es algo que ningún ejecutivo debe descuidar. Sobre todo, porque la gestión adecuada de la comunicación brinda a los públicos un único mensaje desde un canal oficial, que en este caso es la empresa o la entidad que represente al sector. Y dado que siempre existen otros canales, rumores, información inexacta y datos mal comunicados, es muy importante ser fuente oficial y estar preparados para combatir esos problemas que se puedan presentar a partir de la información errónea surgida del entorno.

Pero no todo queda en manos del agro. Del otro lado del puente también hay cuentas pendientes en materia de comunicación: el Mercado debe llegar al interior del país, donde late el corazón del campo argentino. Aproximadamente el 15% de las empresas cotizantes están vinculadas con la agroindustria y, sobre las empresas Pyme emisoras CNV, sólo el 12% pertenece al sector. Estos números deben seguir creciendo. El abanico de instrumentos disponibles se amplía año a año, y los productores deben conocer las ventajas de estas herramientas: plazos flexibles, tasas accesibles y gradual simplificación de la documentación, entre otras.

Para que la presencia del agro en el Mercado de Capitales siga creciendo, es necesario fortalecer el vínculo entre las partes y gestionar la comunicación de manera oportuna y transparente. El desafío es consolidar puentes sólidos de credibilidad y confianza que logren potenciar nuestro querido campo argentino.