BCBA logo

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Instrumentos

El mercado de capitales ofrece múltiples instrumentos de financiación que las empresas pueden utilizar en función de sus diversas necesidades, ya sea la financiación de capital de trabajo, de bienes de capital o proyectos de inversión.

De acuerdo a su complejidad podemos agruparlos de la siguiente manera:

Con excelentes tasas, que difícilmente puedan obtenerse en el circuito bancario o en el ámbito informal, el CPD se instaló en el mercado como una tasa de referencia y como el instrumento de financiación más accesible para obtener capital de trabajo u operativo por un plazo de hasta 360 días.

El sistema de descuento de cheques de pago diferido en el mercado de capitales permite a quien tiene cheques a cobrar en un futuro adelantar su cobro vendiéndolos en el mercado; y a quien posee fondos líquidos, comprar estos cheques a cambio de tasas de interés futuras.

De esta manera las empresas que tienen cheques a cobrar —por un plazo máximo de 360 días— pueden obtener el importe que resulte, neto de costos, y así conseguir capital de trabajo.

En el mercado de capitales, los cheques de pago diferido cuentan con dos sistemas de negociación: el sistema patrocinado y el sistema avalado.

Sistema Patrocinado

En el sistema patrocinado, las sociedades comerciales, cooperativas, asociaciones civiles, mutuales o fundaciones pueden solicitar la autorización para listar cheques de pago diferido que libren en favor de terceros, por un monto mínimo de $1000.

Estos cheques se pueden emitir exclusivamente para el pago a proveedores de bienes y/o servicios.

Una vez que la empresa se encuentra listada, envía los cheques a la Caja de Valores S.A., donde deberá presentarse el beneficiario de los documentos (proveedor de la empresa pyme) a fin de endosarlos a favor de esta entidad depositaria, para su custodia y la exclusiva negociación posterior en el mercado.

El agente con el cual se realiza la operación depositará en una cuenta comitente a nombre del beneficiario, los fondos resultantes de la negociación realizada en el mercado para su disposición.

La operatoria concluye con el vencimiento del plazo del cheque, momento en que el librador debe tener fondos suficientes a su orden y así cumplir con el pago del documento que tendrá como beneficiario al inversor que compró el cheque en el mercado.

Ventajas

Los cheques de pago diferido patrocinados son una excelente herramienta de financiación de capital de trabajo y permiten:

  • Generar mejores condiciones y plazos de pago, liberando así otras líneas de crédito;
  • Ofrecer a los beneficiarios descontarlos a un menor costo y con una mayor agilidad;
  • Brindar asistencia a pymes proveedoras, ayudando así a promover la empresa y fidelizar proveedores;
  • Acceder al prestigio y reconocimiento de cotizar en el mercado de capitales.

Sistema Avalado

A diferencia del sistema patrocinado, que está orientado hacia grandes empresas o pymes con una facturación importante, el sistema avalado es exclusivo para pymes o personas físicas. En el sistema avalado, la pyme negocia los cheques recibidos de sus clientes a través de una sociedad de garantía recíproca (SGR).

Para negociar estos cheques a través de una SGR, la pyme deberá incorporarse como socio partícipe. Una pyme puede estar asociada a varias SGR y negociar cheques con todas ellas.

Las pymes entregan a la SGR los cheques de pago diferido recibidos de terceros, o los propios según hayan acordado previamente con ésta. Luego son enviados al mercado para su posterior negociación.

De esta manera, ante cualquier dificultad de cobro del cheque, la SGR se transforma en el pagador, abonando el monto comprometido.

El agente con el cual se realiza la operación depositará en una cuenta comitente a nombre del beneficiario, los fondos resultantes de la negociación realizada en el mercado para su disposición.

La operatoria concluye con el vencimiento del plazo del cheque, momento en que el librador debe tener fondos suficientes a su orden y así cumplir con el pago del documento que tendrá como beneficiario al inversor que compró el cheque en el mercado.

Ventajas

Los cheques de pago diferido avalados constituyen una nueva alternativa de financiación que permite:

  • Una primera aproximación de las pymes al mercado de capitales.
  • Acceso a tasas de descuento más convenientes y de mejor plazo.
  • Que no aparezcan los nombres del beneficiario ni del librador, ya que la que cotiza en el mercado es la SGR.
  • Negociar cheques de pago diferido propios.

Existen dos modalidades: las garantizadas (avaladas) y las del Régimen PyME CNV. Las primeras han sido diseñadas con el propósito de facilitar los procedimientos para el ingreso y la permanencia en el régimen de oferta pública de las pymes. Su fortaleza se verifica en el aval otorgado por una sociedad de garantías recíprocas, una entidad financiera y/o fondos de garantía. Las segundas son sugeridas para sociedades con buenos balances (es decir, patrimonio neto positivo, utilidades mínimas en los últimos 2 ó 3 balances) y pueden emitirse sin una garantía adicional.

Las obligaciones negociables son bonos privados que representan valores de deuda de la empresa que las emite. Por lo tanto, para el inversor no implica participación societaria alguna, sino que resulta ser simplemente un acreedor de la sociedad.

Este instrumento fue creado para que las pymes puedan acceder al financiamiento necesario para el desarrollo de sus actividades y proyectos, como para la realización de inversiones o el refinanciamiento de deudas. Muchas empresas recurren a estos bonos para ampliar su capital de trabajo, mejorar tecnología o implementar proyectos de investigación.

Estos valores negociables pueden emitirse bajo dos modalidades: las garantizadas (avaladas) y las del Régimen PyME CNV.

Las emisoras de obligaciones negociables garantizadas están exceptuadas de cumplir con algunos de los requerimientos del régimen informativo ya que se les solicita publicar en la Autopista de Información Financiera de la CNV los estados contables anuales dentro de los 120 días de cerrado el ejercicio. El monto a emitir bajo esta modalidad estará vinculado con el acuerdo que tuviera la pyme para ser avalada por la SGR.

En cuanto a la emisión bajo el Régimen PyME CNV las empresas pueden optar por solicitar la autorización de listado de una sola emisión o de un Programa. En este último supuesto podrán colocarse sucesivas series dentro del plazo máximo de dos años de haberse otorgado la autorización. En ambos casos, el monto máximo nunca podrá superar los $100.000.000.

Ventajas

La emisión de ON para el financiamiento de pequeñas y medianas empresas cuenta con una serie de ventajas:

  • la posibilidad de estructurar la emisión en función del flujo de fondos y demás necesidades de la empresa,
  • menor costo financiero total respecto de otras alternativas disponibles,
  • acceso a una gran cartera de inversores,
  • la disponibilidad de un canal de financiación, incluso en momentos difíciles de la economía,
  • un sistema de financiación transparente en el que se conoce claramente los componentes esenciales; como la tasa final de una emisión de deuda,
  • el acceso a nuevos clientes, proveedores y otras fuentes de financiación, como consecuencia de la exposición que adquiere la empresa al participar del mercado de capitales.

Pueden ser emitidos como obligaciones negociables simples o pagarés seriados pero no podrán exceder los 365 días de plazo. En el caso de estos últimos el monto mínimo por documento será de U$S 1.000 y el máximo de U$S 100.000, o su equivalente en pesos al tipo de cambio oficial vendedor.

Puede librarse en pesos o en moneda extranjera por un monto mínimo de $ 100.000. Su plazo deberá ser de entre 180 días y 3 años como máximo y tendrá que estar avalado por una SGR o fondo de garantía por el total del monto.

Entre los más complejos, tanto por su estructuración como por la información periódica a presentar, se encuentran:

Este instrumento es ideal para que varias pymes emitan en forma simultánea, aunque las cifras de cada una en particular sean diferentes dentro del mismo. Es muy utilizado por determinados sectores o economías regionales ya que transforma activos ilíquidos (como cuentas a cobrar) en fondos líquidos.

Se trata de una herramienta financiera mediante la cual las pymes, en forma individual o conjunta, pueden obtener fondos, separando determinados activos (reales o financieros) de su patrimonio y cediéndolos a un administrador en propiedad fiduciaria.

Es el instrumento ideal para transformar activos ilíquidos en líquidos y su éxito en la historia del mercado de capitales de pymes se debe básicamente a la posibilidad de asociación de pymes sectoriales o regionales a efectos de bajar los costos fijos y disminuir —por dispersión— el riesgo.

Los bienes fideicomitidos quedan exentos de la acción de acreedores, el inversor no se perjudica ante eventuales inconvenientes y la pyme y su balance quedan fuera del instrumento. De esta manera, aun teniendo dificultades, una empresa con buenos negocios proyectados puede ingresar al sistema.

El hecho de que los bienes fideicomitidos queden separados del riesgo comercial de la empresa, hace que ésta pueda acceder a mejores calificaciones de riesgo y emitir títulos valores garantizando su pago con el flujo de fondos generado por esos activos específicos. La mejor calificación de riesgo y las mejores garantías implican un menor costo de financiamiento para la emisora. Además, los costos para grupos de empresas son menores a los de una emisión individual.

El fideicomiso financiero es una herramienta muy útil para disminuir el riesgo y, como consecuencia, obtener financiamiento a un costo menor al de fuentes de fondos tradicionales.

Bienes fideicomitidos

Los bienes fideicomitidos pueden ser cualquier derecho o cosa que pertenezca a la empresa, siempre que sea transferible.

Por ejemplo:

Valores negociables

  • acciones
  • obligaciones negociables
  • cuotapartes de fondos comunes de inversión;

Títulos cambiarios

  • pagarés
  • letras de cambio
  • cheques
  • facturas de crédito

Créditos personales, contratos de leasing, derechos de cobro, cupones de tarjeta de crédito.

Partes que intervienen en un fideicomiso financiero

El fiduciante agrupa los créditos a transmitir en su condición de acreedor original de tales activos. Su interés en lanzarse a un proceso de titulización (o securitización) puede originarse en la imposibilidad de obtener créditos por las vías convencionales o por no poder acceder a la oferta pública a través de la emisión de títulos propios.

El fiduciario administra la cartera de créditos, efectuando la cobranza de los activos transmitidos y suministra a la BCBA información periódica relacionada con el fideicomiso para su difusión al público inversor.

Reglamentación

La reglamentación que rige a los fideicomisos financieros se encuentra en la Ley 24.441 y normas de la CNV.

Ventajas

El financiamiento a través de los fideicomisos financieros permite:

  • transformar activos ilíquidos en activos financieros líquidos,
  • que los bienes cedidos queden exentos de la acción de los acreedores,
  • que la empresa y su balance sean independientes del instrumento.
  • que la evaluación crediticia se realice sobre el negocio y no sobre la empresa,
  • que en la medida que tengan buenos negocios proyectados, las empresas con dificultades financieras puedan acceder igualmente al financiamiento,
  • distribuir los costos fijos cuando se trata de una emisión de un grupo de empresas.

En el último paso se encuentra la apertura de capital. A través de la cotización pública de sus acciones, las sociedades podrán financiar tanto capital de trabajo como bienes de capital incorporando nuevos socios que compartan el riesgo del negocio. No obstante, este camino se recomienda para aquellas empresas que hubieran transitado previamente por el mercado de capitales, o bien tuvieran una buena organización administrativa que les permita cumplir con los plazos y exigencias en cuanto a la presentación de la información requerida.

Las pymes cuentan con un régimen simplificado de oferta pública y cotización, creado a efectos de que estas empresas accedan al financiamiento necesario para el desarrollo de sus actividades y proyectos.

El resto de los instrumentos detallados en esta sección se definen como instrumento de deuda, porque en cualquiera de ellos la pyme al emitirlos asume un compromiso de pago. En el caso del listado para vender parte de su compañía (a través de acciones preexistentes o ampliando el capital social) no asume ningún tipo de deuda pero sí incorpora socios con tenencia accionaria.

Es importante aclarar que las acciones pymes sólo pueden ser adquiridas por inversores calificados, según lo regulan las normas de la CNV (ver Resolución General 579/2010).

Las acciones lanzadas a la oferta pública son negociables en el mercado de capitales una vez realizada la colocación en el mercado primario. Luego, el precio de la acción estará determinado por la interacción de oferta y demanda entre los inversores en el mercado secundario, quienes podrán desprenderse de su participación cuando así lo deseen sin afectar el capital social de la empresa.

Pueden emitir acciones pymes aquellas pequeñas y medianas empresas que califiquen dentro de las disposiciones de la Comisión Nacional de Valores (CNV), y que a su vez cumplan con los requisitos del régimen acciones pyme del mercado.

Dichos requisitos y demás reglamentación para la emisión y listado de acciones de pequeñas y medianas empresas se encuentran en la Resolución de Consejo Nro. 2/2002 y se pueden consultar haciendo clic aquí.

Ventajas

Además de las ventajas generales para toda sociedad que accede al mercado de capitales, la emisión de acciones Pyme como canal de financiamiento:

  • es conveniente para aquellas empresas que no desean asumir deuda y prefieren incorporar socios, logrando una tasa de financiamiento del 0%
  • permite a la pyme encarar negocios que sin la incorporación de socios-inversores no podría
  • aporta una valoración objetiva de la empresa y facilita la resolución de situaciones familiares
  • otorga seriedad y transparencia
  • permite dar a conocer a la empresa en el mercado utilizando esta herramienta como un medio de publicidad no convencional.

De esta forma, el mercado ofrece una variedad de instrumentos para que, en función de necesidades, flujos de ingresos, disposición de garantías y demás condiciones específicas, cada empresa logre que su negocio sea sustentable desde el punto de vista del financiamiento.