Logo BCBA

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

Instrumentos

El mercado de capitales ofrece múltiples instrumentos de financiación que las empresas pueden utilizar en función de sus diversas necesidades, ya sea la financiación de capital de trabajo, de bienes de capital o proyectos de inversión.

A través del listado de acciones, las compañías pueden financiar capital de trabajo o bienes de capital incorporando nuevos socios que compartan el riesgo del negocio con los accionistas originales.

Los instrumentos de renta fija, como las obligaciones negociables y los cheques de pago diferido, permiten a la empresa financiarse en diversos plazos acordes al flujo de fondos de su negocio, con el objeto de lograr una financiación eficiente sin descalce de plazos ni tasas.

Con los fideicomisos financieros se pueden desarrollar proyectos de inversión, aislando el riesgo de la empresa para obtener costos más convenientes que con otras alternativas.

De esta forma, el mercado ofrece una variedad de instrumentos para que, en función de necesidades, flujos de ingresos, disposición de garantías y demás condiciones específicas, cada empresa logre que su negocio sea sustentable desde el punto de vista del financiamiento.

Las sociedades anónimas tienen la posibilidad de ampliar su capital y/o colocar sus acciones ya emitidas en el mercado de capitales. La emisión de nuevas acciones es una de las principales formas de financiar la expansión de las empresas.

Cuando una sociedad emite acciones y las coloca en el mercado, está incorporando en su estructura patrimonial a un universo de inversores individuales o institucionales que compartirán con los accionistas mayoritarios el riesgo del negocio y también sus beneficios, en proporción a su tenencia.

Ventajas

A las ventajas de listarse en el mercado con los instrumentos vigentes, las acciones suman las posibilidades de acceder a mejores beneficios a nivel corporativo:

  • Compartir el riesgo con los nuevos accionistas
    A diferencia de la emisión de deuda, la incorporación de socios a la estructura de la empresa permite involucrarlos tanto en los riesgos como en las oportunidades que brinda el negocio, generando nuevos recursos para financiar la actividad productiva de la empresa.
  • Obtener recursos líquidos sin ampliar el pasivo
    Al emitir acciones la empresa amplía el patrimonio neto generando mejores ratios de endeudamiento y facilitando el acceso a nuevos canales de crédito en el futuro.
  • Acceder a una valuación objetiva de la firma
    Para realizar una oferta pública de acciones en primer lugar es necesario contar con una valuación objetiva de la empresa que brinde una dimensión real de los negocios, inversiones y proyecciones que tiene. Una vez que la empresa se encuentre listada, el mercado secundario le permitirá contar con una valoración permanente según la oferta y la demanda de sus títulos.
  • Mejorar la imagen corporativa
    Las empresas que abren su capital en el mercado comúnmente se denominan empresas abiertas o públicas ya que todos los inversores pueden acceder a la información relevante, consultar los estados contables, transformarse en accionistas y participar de las asambleas. Cuando una empresa tiene listadas sus acciones en el mercado, está dando un paso adelante en lo que a transparencia se refiere, es una señal distintiva para los potenciales inversores, los accionistas, clientes, proveedores y toda su cadena de valor.

Cuando una empresa necesita financiar sus proyectos puede recurrir al mercado de capitales y obtener fondos a corto, mediano o largo plazo mediante la emisión de obligaciones negociables.

Quienes compran estos papeles son los obligacionistas o inversores, que prestan efectivo a cambio de una tasa de interés y se convierten en acreedores de la empresa. Por su parte, la compañía se compromete a devolverles el dinero adeudado en el plazo pactado y con el interés correspondiente.

A diferencia de las acciones, las obligaciones negociables son instrumentos de renta fija, ya que tienen un cronograma de pagos predefinido. Llegado el vencimiento de la obligación, la empresa cumple sus compromisos y el obligacionista deja de ser su acreedor.

Existen diversas modalidades de emisión de obligaciones negociables que se adaptan a las circunstancias y necesidades particulares de cada empresa, así como también a las exigencias del mercado. Por ello, cuando se emiten obligaciones negociables la empresa debe tener en cuenta no sólo sus necesidades de fondos sino también los requerimientos de los inversores, según la proporción de riesgo e interés que se demanda en cada momento.

Una vez que los papeles fueron colocados por primera vez en el mercado, los tenedores de los mismos pueden encontrar una contraparte para venderlos, de acuerdo al precio que surge de la oferta y demanda del papel en lo que se conoce como el mercado secundario.

Ventajas

  • Financiamiento a tasas de interés atractivas y plazos superiores respecto de otras alternativas de financiación.
  • Diversidad de estructuración de las obligaciones negociables
    Permite a la emisora diseñar la financiación de acuerdo a sus necesidades y proyecciones particulares.
  • Conversión en acciones
    Las obligaciones negociables pueden emitirse con la posibilidad de que el inversor pueda convertirlas en acciones, lo que evita que la emisora realice desembolsos para cancelar su deuda ya que, por el contrario, recurre a incrementos del capital.
  • Programa global
    La empresa puede emitir obligaciones negociables en el marco de un programa global, lo que le permite solicitar la autorización de emisión de un monto máximo que podrá completar mediante diversas series.
  • Ventajas impositivas
    Las emisoras de obligaciones negociables listadas en el mercado tienen una exención del impuesto al valor agregado sobre la totalidad de las prestaciones relativas a la emisión, suscripción y colocación del título.

Características de las obligaciones negociables

  • Pago de capital y renta
    El capital de las obligaciones negociables se devuelve generalmente en cuotas periódicas llamadas amortizaciones. Estos pagos pueden realizarse en forma anual, semestral o en otro plazo acorde a las necesidades del emisor. En las condiciones de emisión la empresa puede incluir algunos años de gracia, durante los cuales no realizará pagos de capital pero si abonarán los intereses. Si existe un período de gracia, el capital adeudado se divide entre los años restantes. Por su parte, el pago de intereses se denomina pago de renta y también puede realizarse periódicamente. La tasa de interés que abona la obligación negociable puede ser fija, variable o mixta. Generalmente la obligación negociable tiene un cronograma de pagos de capital y renta periódico hasta su vencimiento. Sin embargo, la empresa puede preferir devolver un monto fijo al vencimiento por lo que emitirá una obligación negociable con descuento denominada cero cupón. Por su parte, las obligaciones negociables bullet son aquellas que realizan pagos de capital íntegramente al vencimiento pero pagan intereses en forma periódica.
  • Garantías
    Las obligaciones negociables pueden contar con cláusulas particulares. En este sentido, el pago de los papeles puede estar avalado por garantías reales, fiduciarias o mediante la garantía que otorgue un tercero.
  • ON convertibles
    Además, las sociedades anónimas pueden emitir obligaciones que brinden al inversor la posibilidad de convertirlas en acciones de la firma según las condiciones determinadas en la emisión. Estas obligaciones combinan las necesidades de financiamiento a mediano y largo plazo con la intención de apertura futura de capital. Estas obligaciones representan para el inversor instrumentos de renta fija con beneficios adicionales derivados de posibles ganancias si el precio de las acciones de la sociedad emisora aumenta. Por su parte, la sociedad tiene la posibilidad de cancelar la deuda mediante el incremento del capital social sin desembolsos. La resolución sobre la emisión de obligaciones convertibles implica simultáneamente la decisión de aumentar el capital social en la proporción necesaria para atender los futuros pedidos de conversión.

Prospecto

Para dar conocimiento de la emisión se publica el prospecto de emisión. Se trata de un documento a disposición de los potenciales inversores que ofrece información de la empresa, tal como sus orígenes y proyecciones, y un detalle sobre la emisión en particular. En las condiciones, el prospecto debe informar todas las características del título como la forma de pago de amortización y renta, moneda de emisión, régimen impositivo y calificaciones de riesgo, en el caso de que hayan sido solicitadas. Las obligaciones negociables que ofrece la empresa deberán cumplir con las condiciones que se detallan en el prospecto.

Programa global

Las obligaciones negociables se pueden emitir en el marco de un programa global.

Un programa global de emisión es el procedimiento por el cual las empresas autorizadas a la oferta pública pueden solicitar el permiso para financiar un monto global total que podrá obtenerse en varias etapas mediante la emisión de distintas series de obligaciones negociables.

Al solicitar el programa global la empresa elaborará un prospecto completo y las emisiones podrán efectuarse dentro de los cinco años contados a partir de la autorización original del programa.

El programa es útil para aquellas compañías que prevén una necesidad de fondos en forma regular por un período o monto determinado, con el consecuente ahorro de tiempos y costos.

Si bien cada serie de obligaciones negociables requiere el permiso de oferta pública de la CNV y la autorización de listado en el mercado, cuando la emisión se realiza en el marco de un programa global, serán menores los pasos para autorizar cada serie y se presentará un prospecto reducido en cada emisión, con la posibilidad de realizar la colocación de las series en el momento más adecuado del mercado.

Calificación de riesgo

La capacidad del emisor de realizar los pagos de renta y amortización de deuda se puede evaluar mediante las notas que asignan los agentes de calificación de riesgo registrados ante la CNV a las emisiones de las sociedades.

En la Argentina, los fideicomisos financieros están regulados por la Ley 24.441, según la cual “habrá fideicomiso cuando una persona (fiduciante) transmita la propiedad fiduciaria de bienes determinados a otra (fiduciario), quien se obliga a ejercerla en beneficio de quien se designe en el contrato (beneficiario) y a transmitirlo al cumplimiento de un plazo o condición al fiduciante, al beneficiario o al fideicomisario, según lo determine el contrato”.

La securitización de activos consiste en la transformación de activos líquidos en valores negociables (o securities). Este mecanismo permite reagrupar un conjunto de activos -individualmente insignificantes- de manera que respalden una emisión de títulos valores para obtener fondos. En el mercado local, todo flujo de fondos futuros se puede “securitizar” mediante la conformación de un fideicomiso financiero.

El fideicomiso financiero permite acelerar el ciclo del flujo de fondos de distintos negocios, utilizando como base diversos activos agrupados y creando con ellos estructuras convenientemente aisladas para que aseguren un grado suficiente de garantías a las fuentes de financiamiento. Las mismas se alcanzan mediante la colocación de títulos valores o participaciones en el flujo de fondos producidos por esos activos subyacentes.

Los originadores del fideicomiso financiero apuntan a financiarse a un menor costo por la disminución de la tasa de interés pagada y la mejora en los plazos. Por su parte, los inversores buscan un instrumento con mayores rendimientos y menores riesgos frente a otras alternativas.

Ventajas

  • Reduce el costo de endeudamiento, pues disminuye el riesgo total al aislar el riesgo del emisor.
  • Otorga liquidez a los activos que no eran líquidos ni negociables.
  • Amplía las alternativas de financiación sumándose a las utilizadas habitualmente por la empresa.
  • Mejora los plazos de endeudamiento ya que permite contar con un plazo de financiamiento mayor al de los activos que lo respaldan.
  • Elimina el descalce financiero en plazos y tasas: ya que los plazos de pago de los títulos se pueden ajustar a los vencimientos de los activos securitizados.
  • Elimina las restricciones de endeudamiento que se aplican sobre los balances de la empresa: la securitización permanece fuera del balance del emisor, así éste puede continuar obteniendo financiamiento sin mostrar un alto nivel de apalancamiento.
  • Elimina la intermediación bancaria.
  • Brinda acceso a capitales extranjeros a un costo inferior al riesgo país.
  • La calificación de la cartera securitizada es independiente de la calificación de la empresa.

El sistema de descuento de cheques de pago diferido en el mercado de capitales permite a quien tiene cheques a cobrar en un futuro (por un plazo máximo de 360 días) adelantar su cobro vendiéndolos en el mercado; y a quien posee fondos líquidos, comprar estos cheques a cambio de tasas de interés futuras.

En sentido estricto, el cheque de pago diferido es una orden de pago librada a una fecha determinada, posterior a la de su libramiento, contra una entidad autorizada, en la cual el librador a la fecha de vencimiento debe tener fondos suficientes depositados a su orden en cuenta corriente o autorización para girar en descubierto.

Los cheques de pago diferido cuentan con tres sistemas de negociación, según quien se responsabilice del pago.

  • En el sistema patrocinado, una empresa es autorizada por el mercado para emitir cheques de pago diferido negociables en el mercado de capitales.
  • En el sistema avalado, las pequeñas y medianas empresas o personas físicas pueden negociar cheques propios o de terceros (clientes), a través de una sociedad de garantía recíproca (SGR) que, autorizada por el mercado, puede cotizar cheques que tengan como beneficiarios a sus socios pymes y garantizar el pago mediante un aval.
  • En el sistema de cheques endosados, las sociedades listadas con acciones pueden también negociar los cheques de sus clientes en el mercado.

Sistema Patrocinado

Pueden solicitar la autorización de listado de cheques de pago diferido propios (llamados cheques patrocinados) entidades pymes y grandes, que correspondan a alguna de las siguientes clasificaciones: sociedades comerciales legalmente constituidas, cooperativas, asociaciones civiles, mutuales o fundaciones.

Una vez que la empresa está autorizada a negociar cheques de pago diferido, los envía a la Caja de Valores S.A., a donde debe presentarse el beneficiario de los documentos (proveedor) a fin de endosarlos a favor de ésta (según lo dispone el decreto 386/2003), para su posterior negociación en el mercado.

Un agente ode negociación y/o liquidación registrado ante la CNV depositará los fondos resultantes de la negociación realizada por oferta pública, en una cuenta comitente a nombre del beneficiario para su disposición.

De esta manera, los beneficiarios de los cheques (proveedores de bienes y/o servicios) pueden hacerlos líquidos en el mercado sin que recaiga ningún tipo de calificación sobre ellos.

La operatoria concluye con el vencimiento del plazo del cheque, momento en que el emisor debe tener fondos suficientes depositados a su orden en cuenta corriente o autorización para girar en descubierto, y así cumplir con el pago del documento que tendrá como beneficiario al inversor.

La responsabilidad tanto del emisor como del beneficiario es la enunciada en la Ley de Cheques; o sea, rige la cadena de endosos, excluyendo el de la Caja de Valores S.A.

Ventajas

Los cheques de pago diferido patrocinados son una excelente herramienta de financiación de capital de trabajo y permiten:

  • generar mejores condiciones y plazos de pago, liberando así otras líneas de crédito;
  • ofrecer a los beneficiarios liquidar los documentos al menor costo y con la mayor agilidad,
  • brindar asistencia a pymes proveedoras, ayudando así a promover la empresa y fidelizar proveedores;
  • y acceder al prestigio y reconocimiento de estar listado en un mercado.

Sistema Avalado

El sistema avalado es exclusivo para pymes o personas físicas.

Para negociar cheques de sus clientes o propios, las pymes deben incorporarse como socio partícipe a una SGR autorizada a negociar cheques en el mercado, ya que la SGR puede negociar cheques que tengan como beneficiarios a sus socios pymes, para estar en condiciones de garantizar el pago mediante un aval.

Las pymes envían cheques propios o de terceros (entregados por sus clientes) a la SGR para que ésta los avale y envíe al mercado para su posterior negociación. De esta manera, ante cualquier dificultad de cobro del cheque garantizado, la sociedad de garantía recíproca se transforma en principal pagador abonando el monto comprometido.

Un agente de negociación y/o liquidación registrado ante CNV depositará los fondos resultantes de la negociación realizada por oferta pública, en una cuenta comitente a nombre del beneficiario para su disposición.

La operatoria concluye con el vencimiento del plazo del cheque, momento en que el emisor debe tener fondos suficientes depositados a su orden en cuenta corriente o autorización para girar en descubierto, y así cumplir con el pago del documento que tendrá como beneficiario al inversor.

Ventajas

Los cheques de pago diferido avalados constituyen una nueva alternativa de financiación que permite:

  • negociar cheques propios y recibir cheques endosables,
  • acceder a tasas similares a las obtenidas por grandes empresas por contar con el aval de una SGR,
  • mantener al librador y a la pyme beneficiada en el anonimato, ya que la que actúa ante el mercado es la SGR,
  • equiparar tasa y comisión con todos los clientes de la pyme y
  • acercar a la empresa al mercado de capitales.